—¡No te soltaré hasta que me bendigas!—respondió Jacob.

Cuando la preocupación y el temor invade nuestro corazón, es un tiempo propicio para venir delante de la presencia del Señor derramando nuestro espíritu en oración y ruego, , siendo testigos de cómo nuestras lágrimas se convierten en nuestras armas, campo fértil para que el Espíritu que intercede en nosotros y nos ayuda en nuestra debilidad (Ro. 8:26) nos dé la fuerza derivada de lo Alto para prevalecer en la presencia de Dios, y podamos decirle “no te soltaré hasta que me bendigas”. Que su bendición traiga consuelo , que su soberana gracia y su inagotable misericordia nos permita alabar y bendecir el nombre de Dios aún en medio de tiempo de aflicción. Oremos Padre Celestial te rogamos que

El que todo lo mira.

“Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones” (Sal 34.15) Al mirar la cámara de mi vehículo registrar y grabar lo que acontece a mi alrededor cuando conduzco, incluyendo los aciertos y errores de quienes estamos al volante, recordé que de una manera similar los ojos del SEÑOR están sobre los justos, a Él no se le escapa nada de lo que Ud. y yo hagamos o dejemos de hacer, no existe manera de ocultarnos de Dios y esto es sustancial recordarlo sobre todo cuando pecamos. Oramos: Padre celestial “líbranos de pecar a sabiendas; no permitas que tales pecados nos dominen” (paráfrasis Salmo 19.13), ayúdanos a agradarte y poder gozarnos al recibir tus favores espec

¿Jesús estará de acuerdo con lo que estoy pidiendo?

“Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré.” (Jn 14.14) Cuando niño mi mamá me enviaba a la pulpería del barrio con una libreta para que en su nombre me dieran las compras de lo que necesitaba, nunca me atreví a usar el nombre de mi mamá para comprar algo para mí, sólo podía usar su nombre para compras que ella misma haría si estuviese presente en ese lugar, el pulpero anotaba los artículos y el costo, el fin de semana mi papá iba y le cancelaba lo adeudado, eso se llamaba comprar de fiado. Hoy mientras leía Juan 14.13-14 que dice: “Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré.” Evoqué ese periodo de m

“Quizás no es que te falte la fuerza, es que te sobra peso innecesario que cargas”

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” Mateo 11.28 Al iniciar el año surgen los buenos deseos para alcanzar nuevas metas, puede ser que algunos de nosotros tiremos la toalla antes de finalizar el primer mes, si esta historia ha sido reiterativa le animo analicemos antes de hacer planes venir en oración y rogarle al Señor nos ayude a identificar qué cosas hemos estado haciendo que se han convertido en un peso o una carga que nos impide levantar vuelo, Rafael Vídac escribió: “Quizás no es que te falte la fuerza, es que te sobra peso innecesario que cargas” Al respecto Jesús nos hace la invitación de venir a Él “Vengan a mí todos ustedes que están ca

  • Blanco Icono de Instagram
  • Mail
  • voice13
  • Vimeo limpio
  • YouTube Clean
  • RSS limpio
  • Twitter Clean
  • facebook

HORARIO

REUNIONES

San Antonio de Coronado, San José, Costa Rica

info@vida.cr

©Vida Abundante Coronado 2020