En el poder de Dios.

Estás atravesando una situación muy difícil y aún no ves respuesta del Cielo? Quizás has pensado que si pudieras orar de una manera eficaz, las circunstancias serían diferentes? Déjame decirte que la oración eficaz no depende del poder de quien ora, sino que es un don de Dios que elevamos al Cielo con tal intensidad y esperanza que no hay duda de que Él actuará a nuestro favor. Sin olvidar que la respuesta puede ser el silencio de Dios, señal de que Él tiene el plan de llevarnos por otra senda. Cuenta una historia que un hombre, gravemente enfermo en un hospital, tenía algo mejor y mayor por lo que orar que su restablecimiento. Su única petición era que el Señor fuera glorificado mediante la

«¿Qué hemos de pedir?»

“Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios.” Ro 8.26–27. ¿Cómo oraremos? ¿Y qué deberíamos pedir? Por supuesto que reconocemos nuestra incapacidad como lo indica Romanos 8.26, somos demasiado débiles, impotentes por la disposición al pecado, necedad, ignorancia y miopía, por lo que debemos rogar siempre por la gracia de Dios para que en su persona del Espíritu Santo venga ayudándonos en nuestro lugar. Si

¿Con problemas?

Le ha sucedido que ante situaciones difíciles dedicamos mucho más tiempo y esfuerzo buscando auxilio en las personas o recursos, que derramando nuestro corazón en oración delante de nuestro Sumo Sacerdote? En Hebreos 4:16 recibimos la invitación a que nos acerquemos al trono de gracia en oración, entendemos que el único sacrificio que podemos traer ante el Señor, es un corazón que reconoce su pecado, se duele por el mismo, está arrepentido y dispuesto a ser transformado. Jesús nos comprende porque pasó por las mismas tentaciones que nosotros, aunque sin pecado. Él estuvo en este mundo y experimentó grandes sufrimientos, incomprensiones y burlas. Pero como gran Sumo Sacerdote ha traído el s

Orando por gracia

Sabías que Cristo es la ÚNICA fuente de la gracia, Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, no anides pensamientos tales como que “eres suficientemente bueno” o “eres demasiado malvado”; si aún estás lejos de Él o te has apartado y ni siquiera te atreves a levantar tu mirada para buscarle, déjame decirte que el Salvador te está esperando y ya ha pagador tu deuda, que se sentirá gozoso al otorgarte su gracia inigualable. Oremos Oh Dios aquí estoy en tu presencia no solo reconociendo mis faltas y defectos, sino también, ruego depender completamente de tu gracia, esa que me hace entregarme a tu soberanía y descansar a la vez en tu misericordia. Permite que cuanto más cerca

¿Orando consigo mismo?

La parábola que narra Jesús en Lucas 18:9-14 describe dos tipos de oraciones la del fariseo y la del publicano. ¿Cuál de estas se asemeja más a nuestras oraciones? Por supuesto anhelamos que nuestra actitud en la oración sea similar a la del publicano, descrito como alguien quebrantado y arrepentido por su pecado, que se siente indigno de estar en la presencia de Dios porque sabe que la justicia le condena; pero confía y necesita Su gracia que lo convierte en su hijo amado y aceptado. Justificado por la fe y que ahora goza el tener paz con Dios. Sin embargo le animo meditemos si nuestras oraciones en algún momento tendrán similitud a la del fariseo: Cuando… …hablo mal de los demás. …me sie

  • Blanco Icono de Instagram
  • Mail
  • voice13
  • Vimeo limpio
  • YouTube Clean
  • RSS limpio
  • Twitter Clean
  • facebook

San Antonio de Coronado, San José, Costa Rica

info@vida.cr

©Vida Abundante Coronado 2020