¿Pedir menos y preguntar más?

Cuántas veces hemos tratado de resolver nuestros asuntos y aún los de los demás sin hallar una solución? Lo intentamos una y otra vez y el resultado nos desconcierta. Entonces nos acordamos de Dios y le pedimos que nos ayude pero eso sí, con una condición: que se haga mi voluntad y no la suya, además que la respuesta sea pronta porque nos urge. Es nuestro anhelo crecer juntos en la ya difícil disciplina de la oración, le animo a que hagamos el siguiente ejercicio: -Sinceramente revisemos si nuestras oraciones incluyen las preguntas constantes y vitales a Dios, acerca de nuestras verdaderas y legítimas necesidades. Cuándo pedimos? Qué pedimos? Para qué pedimos? Cómo pedimos? “Así que, primero

Perdonándonos unos a otros

La amargura es como el cáncer. El cáncer comienza en una forma muy pequeña, pero si no se atiende a tiempo se propaga rápidamente y con el tiempo podría significar la muerte. La amargura nos hará lo mismo espiritualmente. Escuché de un hombre que se había vuelto un amargado, tan rencoroso, que incluso en su lecho de muerte, se negó a perdonar a un hermano que lo había ofendido. ¡Qué triste! Un fuego pequeño es fácil de extinguir, pero si no se controla mientras aún es pequeño, o si se le echa combustible, pronto será imposible de controlar. En Mateo 6.12 leemos: “y perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”. Dios simplemente nos está diciendo que para ser

¿Enfrentado momentos difíciles?

¿A dónde vamos cuando no tenemos dónde ir? La mayoría de nosotros hemos tenido alguna experiencia en la que sentimos como si estuviéramos completamente solos. Quizá, enfrentamos una seria prueba o tribulación, o la ruptura de una relación que nos dejó sintiendo como si a nadie le importáramos. Los días y las semanas por delante sólo parecían como grandes montañas imposibles de escalar. Muchas de las experiencias con las que tropezamos son imposibles de enfrentar con nuestra propia fuerza. Pero nunca estamos solos, porque Dios es nuestro Padre. Él no desea que viajemos solos por el sendero de la vida. El Señor comprende las pruebas y tribulaciones, porque Cristo pasó por ellas, durante esos m

  • Blanco Icono de Instagram
  • Mail
  • voice13
  • Vimeo limpio
  • YouTube Clean
  • RSS limpio
  • Twitter Clean
  • facebook

San Antonio de Coronado, San José, Costa Rica

info@vida.cr

©Vida Abundante Coronado 2020