Devocionales-01.png

Domingo 03 Julio, 2022

Máxima manifestación de amor

Por: José Rivera Ch.

Texto bíblico: Juan 1:12

Hoy día muchas veces se nos olvida, que cada uno de nosotros no hemos hecho méritos, para tener tal regalo de parte de Dios y es la ¡SALVACIÓN! Pero también hay otra acción de parte de Dios, para con nosotros que se nos olvida y es el gran privilegio de ser llamados hijos de ¡DIOS!

Juan nos da la maravillosa promesa de Dios de que cualquier persona que recibe a Cristo nace de nuevo y entra en la familia de Dios. Este es un nacimiento espiritual de Dios, no un nacimiento físico que depende de la naturaleza humana.

Recibir a Jesús significa creer en su nombre. Su nombre es lo que Él es, es decir, su persona. Jesús es Dios y hombre, Es el Cordero de Dios, nuestro Salvador, que quita el pecado del mundo. Todos los que creen en Jesús como su Señor y Salvador personal se les da el derecho de ser hijos de Dios. Todos los que creen en Cristo son espiritualmente nacidos de Dios.

El versículo 12 contiene términos importantes para aquellos que reciben a Cristo. Él dio, para aquellos que abrieron su vida a Él, el don gratuito de la redención. La salvación es por la ¡Gracia de Dios! solamente. Es un don gratuito y no un logro humano. Sin embargo, tal regalo solo se puede asesar, entregándole la vida a Jesucristo, no hay otra forma de asesar a tal maravilloso regalo del Dios del universo.

Dios nos transforma de hijos de las tinieblas y del pecado a sus hijos santos cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor, (el gobernante absoluto de nuestras vidas), y cuando entendemos que Jesús pagó nuestra deuda de pecado en su totalidad cuando Él los llevó sobre Sí mismo y murió por nosotros en la cruz. 

Esa es la máxima manifestación de amor de parte de Dios, para con nosotros. Ya que, sin ser merecedores de tal amor, Dios envía a su amado Hijo, para que tome nuestro lugar y no solo le basto con hacer tal acto; si no que además nos hace llamar sus hijos. Una vez más repasemos y memoricemos este precioso versículo bíblico; Juan 1:12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. NVI.

 

Preguntas de reflexión:

  1. ¿Qué me llama la atención? ¿Por qué?

  2. ¿Qué tiene que ver esto conmigo o con mi vida?

  3. Si Jesús estuviera aquí, ¿Qué le diría yo respecto a esto? ¿Qué me diría Él a mí?

  4. Orar.