Devocionales-01.png

Viernes 07 Octubre, 2022

Caín, el camino de la mediocridad

Por: Gustavo Cascante O.

La envidia es una característica que define a los mediocres, gracias a ella, se muestra el peor lado de esas personas, por pura envidia, se fraguan los chismes, las agresiones sicológicas y físicas, los robos y hasta los asesinatos.

Hoy vamos a hablar sobre el asesinato, matar a alguien, cometer un homicidio, llámelo como quiera, todos son lo mismo y se considera “el peor de los pecados”.

Mucho antes de que Dios le diera a Moisés los 10 mandamientos, ya había ocurrido un asesinato, en Génesis 4, podemos ver la historia de dos hermanos de sangre, Caín y Abel, Abel era pastor de ovejas y Caín era agricultor, ambos presentaron ofrendas al Señor del fruto de la tierra y de sus rebaños, pero Abel, entregó una mejor ofrenda (las primicias de sus rebaños), lo que ocasionó el enojo de Caín (por pura envidia de que su ofrenda no fue tan bien vista como la de su hermano) y en su mediocridad, lo atacó y lo mató (aunque ya había sido advertido por Dios de que el pecado lo iba a atrapar (v. 7)), por este acto de odio, se maldijo la tierra y se decretó que el asesino, a partir de ese momento, iba a ser un fugitivo errante por el resto de sus días.

Su remordimiento (si es que hubo…) por haber matado a su hermano, también fue mediocre, el v. 13 vemos que su dolor fue más por las consecuencias del castigo merecidamente recibido, que por el crimen cometido, antes de ser desterrado fue marcado para siempre para evitar que alguien lo matara, ya que esa era su mayor preocupación, esta marca impuesta por Dios, es lo que se conoce como un estigma, que no es ni más ni menos que “una situación o seña del individuo que lo inhabilita para ejercer una plena aceptación social”, Caín resultó ser “inaceptable” por lo que finalmente se alejó de Dios.

 

Meditación

 

Aún el peor de los actos cometidos, puede encontrar el perdón de Dios si hay muestras de arrepentimiento genuino y un cambio radical en la actitud de esa persona, nos preguntamos, ¿Qué hubiera pasado si Caín se hubiera arrepentido del acto cometido?, ¿si se hubiera humillado ante Dios y le hubiera pedido perdón?, eso nunca lo sabremos, pero la Biblia nos enseña que el Señor es compasivo y bondadoso, grande en misericordia y que está siempre dispuesto a escuchar y consolar y perdonar al compungido de corazón.

Caín no aceptó que su ofrenda a Dios fue mediocre, al igual que su actitud, la cual se ve reflejada en sus reclamos hacia Él, esa mediocridad fue la que finalmente generó el odio y la ira contra su hermano (por ser mejor que él), para finalmente dar a luz el asesinato. 

 

Oración

 

Bendito Padre Santo, desarraiga de nuestros corazones la envidia y la mediocridad, haz que cada día nos parezcamos más y más a Jesucristo tu hijo, para que sea nuestro modelo de excelencia en amor, paz, tolerancia, benevolencia para con los demás y de entrega a Ti, haz de nosotros personas más pacientes, compasivas y tolerantes al igual que Tu lo eres Señor, te lo pedimos en el nombre que es sobre todo nombre, en el nombre de Jesús, amén.

bosquejo.png