Devocionales VAC

somosvida

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Coronado - Domingo 20 Junio 2021

Prosperidad

Lectura del día: Proverbios 10:22

Muchos de nosotros tenemos en mente que la palabra prosperidad tiene que ver única y exclusivamente con dinero y posiciones materiales, y un buen nivel social.

Si un cristiano tiene dinero y se supera económicamente para nosotros esto es un buen signo que esta persona está bien con Dios, por lo contrario, si una persona no aparenta tener una buena economía, ni parece que este superándose económicamente pensamos que está en pecado y viviendo una vida desagradable a Dios. Y en esto debemos tener mucho cuidado, porque hay muchos que, llamándose cristianos, no tiene una correcta relación con Dios. Pero la Palabra de Dios nos enseña que la prosperidad del creyente, de la persona que está y tiene una buena relación con Jesucristo, sabe qué hacer en todas las áreas de su vida.

1. La prosperidad que no agrada a Dios.

La Biblia menciona la prosperidad de los necios y la prosperidad de los necios está basada en; (1) egoísmo: todo lo que yo quiero es para mí, solo se preocupa en acaparar, guardar y guardad y en su corazón nunca hay la intención de compartir con otras personas, ver Lucas 12: 16-21. (2) la avaricia y la vanidad querer tener para aparentar ser alguien, piensan que si no tienen dinero no son nada. es una prosperidad que destruye, una prosperidad que solo se centra en el dinero, es una prosperidad de tipo espejismo hoy esta y mañana puede ser que se haya desaparecido como la neblina.

2. La prosperidad que viene de Dios.

De algo que si podemos estar seguros es que Dios, nos quiere bendecir con cosas materiales; pero en la mente de Dios, esta que no sea solo cosas que tengan que ver solo bienes materiales. Ya que Dios nos conoce muy bien y él sabe que en cualquier momento nos volvemos muy materialistas. Veamos tres puntos como es la prosperidad de Dios.

  •  Es una prosperidad integral que incluye todas las áreas de mi vida. La prosperidad que enseña la palabra de Dios no tiene que ver solamente con el dinero, sino con la capacidad que Dios da para solventar las necesidades humanas en cualquier aspecto de la vida tener paz, gozo y aprender a tener contentamiento con lo que tenemos.

  • La salud; es una prosperidad que no se obtiene a costa de nuestra vida cuanto estamos sacrificando para tener prosperidad, para tener dinero y todo lo que hemos deseado, de qué sirve el dinero si no hay salud.

  • La prosperidad que nos hace depender solo de Dios. Prosperamos materialmente, familiarmente, económicamente, pero al mismo tiempo vamos comprendiendo que todo viene de Dios, que, aunque tengamos lo necesario siempre tenemos que depender de Dios no quiere personas con la billetera llena de dinero, pero con el corazón vacío y triste. La prosperidad que viene de Dios nos motiva a buscarle y a servirle en agradecimiento a su misericordia con nosotros. Y recordemos es la que no añade tristeza, si no alegría y gratitud para con Dios. (Proverbios 10:22)

Preguntas de Reflexión

  1. ¿Qué me llama la atención y por qué?

  2. ¿Qué tiene que ver esto conmigo?

  3. ¿Qué le diría a Jesús si estuviera aquí?

  4. ¿Qué me diría Él?

  5. Orar.

Consultas:
WhatsApp icon.png

Devocionales de la semana: