¿Qué tan obedientes somos haciendo la voluntad de Dios?

“…hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. (Mt 6.10).

 

 

Desde que nacemos traemos el gen  de la desobediencia, entendiendo como tal, a la tendencia arraigada y rebelde a seguir nuestro propio camino, generalmente opuesto a la voluntad de Dios, un ejemplo que ilustra esta inclinación es el libro de Jonás. Cuántos de nosotros podemos identificarnos fácilmente con el carácter terco de Jonás? Y es que cuando Dios le dice a Jonás que advierta a Nínive de su juicio venidero, Jonás no sólo desobedece, sino que se pone en la dirección opuesta. “Jonás se fue, pero en dirección a Tarsis, para huir del SEÑOR. Bajó a Jope, donde encontró un barco que zarpaba rumbo a Tarsis. Pagó su pasaje y se embarcó con los que iban a esa ciudad, huyendo así del SEÑOR.” (Jon 1.3). Cualquier parecido con nosotros no es mera coincidencia cuando insistimos obstinadamente en hacer las cosas a nuestra manera. ¿ Entonces cómo podemos responder de una forma que honre a Dios?  Henry, M. dijo refiriéndose a Cristo “si le llamamos Rey y no hacemos lo que Él manda; si oramos para que Él reine y nos gobierne, también oremos para que nosotros nos dejemos gobernar en todo por Él.”

 

Oremos

Padre celestial capacítame para hacer lo que te agrada; dame esa gracia que es necesaria para el recto conocimiento de tu voluntad, y una obediencia total, para que no te desagrade yo en ninguna cosa que haga, ni sienta desagrado por ninguna cosa que tú me hagas».

 

Acción de gracias

 

 

“Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas.” Salmos 9:1

 

Elizabeth

Gracias a Dios por su misericordia mi mamá falleció en paz, su enfermedad terminal duró pocos meses, con la esperanza que un día nos volveremos a ver.

 

Juan Carlos

Agradecido con el Señor y las oraciones de Uds. durante todo este tiempo mi nieto Emanuel cumplió su primer año. Dios es BUENO!! También por mi nuera Laura la biopsia que le realizaron salió normal.