¿Qué tan obedientes somos haciendo la voluntad de Dios?