¿Es cierto que "somos lo que comemos"?