Un corazón deseoso de cercanía.

 

“Que nunca te abandonen el amor y la verdad:  llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón.” (Pr 3.3).

 

 

El desfile de faroles, la carreta pintada,  el desfile de mascaradas, la tamaleada,  entre otras muchas  tradiciones costarricenses  que para muchos de nosotros pueden ser un medio para identificarnos y/o construir un sentido de comunidad con  quienes nos rodean. Sin embargo en el ámbito espiritual, debemos tener cautela al considerar algunas tradiciones humanas como mandamientos de Dios o por encima de sus mandatos, podríamos correr el peligro de caer en religiosidad y considerar como si Dios fuera el autor mismo de la tradición.

 

En la época de Jesús muchos de los fariseos tenían por costumbre  "atar cargas pesadas y ponerlas sobre los hombros de las personas"(Mateo 23: 4). Cuando los fariseos confrontan a Jesús porque sus discípulos no se lavaron las manos antes de comer, Jesús cita a Isaías:"Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí; en vano me adoran, enseñando como doctrinas los mandamientos de los hombres "(Marcos 7: 6-7).

 

Jesús  les mostró cómo la práctica entra en conflicto con el estado de sus corazones, que están lejos de Dios.

 

Oremos

Padre celestial ayúdanos a identificar si hemos estado practicando alguna tradición o creencia humana contraria a tu voluntad y apartarnos de ella,  líbranos también de no caer en religiosidad al señalar y censurar a otros de tales prácticas, crea en nosotros un corazón limpio, y renueva  dentro de cada uno un espíritu recto para tu honra y gloria. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, amén.

 

Acción de gracias