—¡No te soltaré hasta que me bendigas!—respondió Jacob.