Cuando habla el corazón

 

Las personas profesionales en nutrición nos reiteran la importancia de tener hábitos alimenticios saludables,  consideran que son clave para nuestro bienestar, usan una frase que dice “eres lo que comes”. Ya dentro de un contexto espiritual, veo una semejanza en la Biblia cuando Dios le dice al profeta  Ezequiel: "Oh hijo de hombre, alimenta tu vientre y llena tu estómago con este rollo que yo te doy."(Ez 3.3a). Cuando guardamos su Palabra en nuestro corazón para vivirla, esta se convierte en un caudal inmenso, que anima, edifica, consuela y ama entre otras muchas cosas, tanto a nosotros mismos como a otras personas

 

Carro, D. escribió:

 

“Por eso, al hablar hay que tener en cuenta que:

Una palabra amarga puede crear odio.

Una palabra brutal puede golpear o matar.

Una palabra agradable puede suavizar el camino.

Una palabra a tiempo puede ahorrar un esfuerzo.

Una palabra alegre puede iluminar el día nublado.

Una palabra justa puede salvar una vida.

Una palabra con amor puede curar.”

 

Oremos

 

Padre Celestial reconocemos que: “si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8). Perdónanos, derrama tu gracia y misericordia sobre nosotros, ayúdanos por favor a reconocer la necesidad de que tu Palabra es nuestro pan diario, prepara nuestro corazón, para ser como el árbol bueno que da buen fruto, que de nuestra boca salgan palabras que edifiquen y alaben tu Santo Nombre, anhelamos ser tus siervos conforme a tu corazón. Te lo pedimos en nombre de Jesús, amén.

 

Acción de gracias

 

 

“Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas.” Salmos 9:1

 

Rocío

El lunes pasado pedí apoyo en oración por un trabajo y con mucha alegría y agradecimiento a Dios quiero contarles que mañana empiezo. Sin duda la mano de Dios estuvo presente porque fue de un lugar donde participé y me habían dicho que ...muchas gracias pero que se habían decidido por