Dios todavía responde la oración.