Llorando con los que lloran.

“… lloren con los que lloran.” (Ro 12.15).

 

Llorando con los que lloran.

 

Caminando por un pasillo en la Unidad de Emergencias de un hospital, observé como un equipo de profesionales daban resucitación cardiopulmonar (RCP) a un paciente, contrario a lo que yo había visto en la televisión, ellos estaban muy sonrientes casi una algarabía. Le pregunté tiempo después a un médico de emergencias si esa situación era normal, a lo que me respondió:  “los servicios de urgencias son complejos en todo sentido; saturados, porque la demanda supera con creces la capacidad de oferta y eso exacerba los nervios, por lo que buscamos formas de liberar tanto estrés”.

 

Con base en esa experiencia pensé: ¿qué actitud tengo yo con la gente que a mi alrededor está atravesando situaciones difíciles, inmersos en aflicción y llanto? Seré sincero y diré que muchas veces el ocupismo crónico o desinterés han anestesiado mi sensibilidad espiritual.

 

Oremos

 

Amado Padre celestial te pedimos nos ayudes a identificarnos realmente con aquellas personas que están pasando por el umbral del dolor, sea que te conozcan o no, queremos ser partícipes de los sentimientos de otros. Permítenos por tu gracia santificadora comprender que el compañerismo cristiano es más que una frase, una palmadita en la espalda o un apretón de manos. Que podamos compartir las cargas y las bendiciones de otros a fin de que crezcamos juntos y  te glorifiquemos. Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, amén

 

Acción de gracias

 

 

“Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas.” Salmos 9:1

 

 

Soledad

Gracias a Dios y a todas esa personas bellas que oraron por mi visa ,se hizo el milagro felizmente pronto voy a estar con mi hijo, mi nuera y mis nietitos.

 

Merce

Agradezco a todos los que oraron por mi hija Jessica presentó y ganó su examen de grado.

 

Isabel