¿Qué dicen nuestras oraciones?