«¿Qué hemos de pedir?»

 

“Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios.” Ro 8.26–27.

 

¿Cómo oraremos? ¿Y qué deberíamos pedir? Por supuesto que reconocemos nuestra incapacidad como lo indica Romanos 8.26, somos demasiado débiles, impotentes por la disposición al pecado, necedad, ignorancia y miopía, por lo que debemos rogar siempre por la gracia de Dios para que en su persona del Espíritu Santo venga ayudándonos en nuestro lugar.

 

Si estás pasando por una profunda necesidad y has intentado encontrar las palabras adecuadas para exponerla ante Dios, pero parece que cuanto más profunda la experiencia, más impotentes nos sentimos para explicar esos sentimientos al Señor, ruega entonces para que el Espíritu ore en conformidad con la voluntad de Dios y que purifique nuestras oraciones a fin de que Dios pueda agradarse en ellas.

 

Oramos

 

Padre celestial aceptamos nuestra incapacidad para comunicarnos eficazmente contigo, por lo que rogamos que tu Espíritu opere en nosotros y nos muestre a orar según tu voluntad, trayendo a nuestras almas instrucción divina, confianza y paz. Señor te damos gracias porque aun cuando las circunstancias que nos rodean parezcan inciertas y suframos la tentación de abandonar! Podemos entregarte esos anhelos que resultan imposibles de expresar, para que se unan a la corriente de intercesión del Espíritu de vida que mora en nosotros todo para tu honra y gloria, te lo pedimos en el nombre de Jesús, amén.

 

Acción de gracias

 

 

“Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas.” Salmos 9:1

 

Erick

Gracias a Dios aprobé cuatrimestre en la Universidad.