El pecado no señoree tu vida.

¿Sientes que últimamente te has alejado de Dios, te has permitido “licencia” para pensar y/o hacer cosas que no honran a Dios? ¿Te has enfocado primordialmente en malgastar tu tiempo, energía y vida en las cosas de este mundo para satisfacerte? 

 

Alguien dijo jocosamente “que después de conocer a Cristo, ya no puedes pecar en paz”

 

Entendemos que tal como dice 2 Cor.3.17 “donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.” Por tanto sabemos que podremos pecar, más ya no somos esclavos del pecado, así que te animo para que busques al Señor cuanto antes, Él estará deseoso de recibirte nuevamente, perdonarte y abrazarte. No te pierdas la oportunidad de vivir cada día en la dulce comunión con el Señor, nada se compara con eso. Y si aún no has entregado tu vida a Dios, pídele con fe que sea tu Señor por el sacrificio de Jesús en la cruz, arrepiéntete d