¿Premio o regalo?

Durante muchos años pensé que cuando yo muriera mi alma se iría al Cielo, mi argumento era, que si en esta vida había hecho buenas obras, por tanto merecía el “premio” de la vida eterna. Sin embargo un día alguien me preguntó si yo comprendía la diferencia entre un premio y un regalo, por supuesto contesté: para recibir un premio debo haber hecho algo para ganármelo, en cambio para recibir un regalo no tengo que hacer nada, tan solo aceptarlo y disfrutarlo.

 

La Biblia dice que: “Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.” Efesios 2.8-9

 

Eso es GRACIA un favor, un regalo inmerecido, así que no postergues la decisión más importante de tu vida, ya que tiene trascendencia eterna, recibe hoy ese regalo que el Señor quiere darte.