Su Gracia es suficiente

 

Quizás has estado enfrentando una dificultad física, has orado a tu amado Dios de día, de noche y de madrugada también, aun así tu condición no mejora, más bien empeora. Sientes por momentos que tu Padre celestial está muy lejos de ti o quizás se olvidó responder tu ferviente solicitud. Permíteme recordarte que como hijo/a de Dios tenemos su presencia a nuestro lado siempre, ofreciéndonos su gracia suficiente y su fuerza, y deberíamos pedirle nos ayude aceptar esto como la respuesta conforme a su voluntad. En su Palabra encontramos una preciosa promesa que nos alienta en todo momento: “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.” (Is 41.10).

 

Oremos

Señor ayúdanos para que en nuestra debilidad humana se puede manifestar tu poder en su plenitud.