Sanando nuestro corazón

July 8, 2019

 

 

Cuando alguien a quien le has entregado toda tu confianza y le has dado el todo de tu vida, te traiciona, sin duda, ¡te rompe el corazón y te parte el alma! Asimismo, es una situación muy dolorosa. Es lógico que quieras nunca perdonar a esa persona, pues supones que como tú, nunca te haría daño alguno, más bien, esa persona contaría con tu entrega incondicional.

 

Podría pasar mucho tiempo para lograr perdonar, de hecho, suele suceder que nunca se llegue a perdonar al ofensor; convirtiéndose esa ofensa en rencor y éste termina convirtiéndose en amargura de corazón y muchas veces puede desencadenar en venganza.

 

Cuando nos resistimos a perdonar a nuestro ofensor es muy probable que seguiremos siendo los afectados por largo tiempo y nunca tendremos paz.

 

No es fácil, pero es muy necesario buscar sanar nuestro corazón, a lo mejor la otra