María Eugenia

August 5, 2019

Dios se ha revelado a mi vida y me ha mostrado que es un Dios de amor y misericordia, al que puedo adorar con todo mi corazón y puedo gozarme en su presencia. Deseo ser parte del hermoso llamado de la gran comisión, que nos permite compartir el evangelio con aquellos que están en la oscuridad. 

 

Anhelo que los jóvenes y los niños conozcan al Dios verdadero y que se haga palpable también en sus vidas. En mi corazón hay un ardor porque otros conozcan al Dios que yo he experimentado; que salgan de la esclavitud, el dolor y el vacío de sus corazones.

 

Mi deseo es que descubran el gozo de la salvación y que puedan compartir con otros las buenas nuevas, alabando y glorificando a Dios entre las naciones.

 

Los jóvenes costarricenses se debaten entre la vida y la muerte, se ven expuestos a un bombardeo que los arrastra a una vida sin sentido, alejados de la verdad y siendo esclavos del pecado que les impide desarrollar su potencial como personas y darse cuenta de que existe algo más en la vida que puede llenar el vacío de sus corazones.

 

En el año 2008, conocí el proyecto ALPHA a través del pastor Arturo Barrientos y ALPHA Costa Rica. 

 

ALPHA es un método de evangelización sencillo, dinámico y atractivo, que permite acercar a jóvenes que normalmente no asisten a una iglesia, al mensaje de salvación. Esto se da por medio de relaciones significativas, dándoles a conocer un Dios cercano y real.