Espíritu de amor.

August 12, 2019

 

Podemos aprender las artes más hermosas de la vida: llegar a ser una persona que compone música o una persona virtuosa de ella, ser un pintor reconocido, poeta cotizado o ser eminente profesional en ciencias médicas; también por medio de la lectura, el estudio, los viajes y el contacto con gente refinada podríamos conseguir el mejor nivel de conocimiento, pero si en lo que hacemos no aprendemos a amar y no llegamos a ser suaves de espíritu perdemos lo mejor de la vida. Somos puestos en este mundo para visitar al enfermo, consolar al abatido, predicar el Evangelio.

 

Si en medio de nuestros deberes diarios, cuidados, tribulaciones, alegrías y penas no crecemos en humildad, gentileza, amor y servicio a los demás es porque aún no hemos aprendido la lección que el Maestro nos ha dado en la escuela de la vida.

 

La lección está delante de nosotros: “Como Yo les he amado, ámense los unos a los otros”