La oración nos acerca a Dios.