¿Cómo alcanzar la victoria sobre la preocupación?

 

Hemos perdido nuestra alegría por estar preocupándonos de lo que sucederá mañana o hoy mismo?

Debemos considerar que esa actitud no nos ayuda en nada, el resultado entre otras cosas será la pérdida de nuestra eficacia hoy y por tanto mañana seremos aún menos eficaces.

 

La Biblia del diario vivir 2000 dice al respecto que: “planear para el mañana es tiempo bien invertido; afanarse por el mañana es tiempo perdido. Algunas veces es dificultoso notar la diferencia. Planear es pensar con antelación en metas, pasos y fechas, y confiar en la dirección de Dios. Cuando se hace bien, el afán disminuye. El que se afana, en cambio, se ve asaltado por el temor y se le hace difícil confiar en Dios. El que s