Testigos de Vida


Un hombre corre a toda velocidad dirigiéndose a la ciudad. Lleva consigo un mensaje muy importante, ha presenciado la victoria sobre el país enemigo y no puede esperar para poder dar la noticia. “¡Qué hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas…” (Isaías 52:7). Esto es lo que en la antigüedad se conocía con el nombre de “evangelio”, lo cual significa buena noticia. Tras la derrota del enemigo, se enviaba a un mensajero dar a conocer la noticia de la victoria. Para la Iglesia hoy y para cada discípulo, a esto nos ha llamado Jesús. Hemos presenciado su victoria sobre el mal y sobre la oscuridad en nuestro interior, y ahora estamos comisionados a ir y contar a todos las buenas noticias respecto a Cristo, veamos estas características de lo que significa ser un testigo:


1.¿Qué es el evangelismo? Evangelizar o testificar es contarle a otras personas sobre Jesús y lo que Él ha hecho, tal y como se ha revelado en su Biblia. En el caso de Jesús, contar una buena noticia era presentarse a otros y revelar su identidad. En Dios, el evangelismo se ve de distintas maneras: Jesús vino al mundo (se encarnó), buscó y llamó a otras personas, envió a sus discípulos de dos en dos a comunicar su Palabra, nos envía de la misma manera a como el Padre le envió a Él, y nos comisiona a evangelizar todo el mundo.


2.Jesús se encarnó: Este presenta el mayor acto de evangelismo. Toda obra de ser testigos se fundamenta en la primera venida de Jesús a la tierra. Lo que la encarnación nos enseña es que Dios mismo vino a buscarnos, Él no es indiferente a nuestro dolor. Dios también sabe exactamente lo que necesitamos, nuestra mayor necesidad no es económica, o de salud, sino espiritual. Dios se reveló por completo de la mejor forma posible para facilitar que no conociéramos, en la persona histórica de Jesús la humanidad conoció a Dios y sigue teniendo la posibilidad para conocerle.


3.Las bendiciones de Dios: En Juan 1 podemos realizar una lista de las bendiciones que Jesús otorga para la humanidad que le recibe: La humanidad que está en oscuridad recibe la luz que disipa nuestras tinieblas; a los que reciben a Jesús y creen en Él se les da el derecho de ser hijos de Dios; podemos contemplar la gloria de Dios en Jesús; recibimos gracia sobre gracia. Esto y más son las bendiciones que Dios nos trae en Jesús, que cada discípulo suyo ha experimentado y puede compartir con otros.


4.Nuestra responsabilidad y la de Dios: En esta obra de evangelizar a otras personas, tenemos que tener claro cuál es el papel que nos corresponde y cuál le toca a Dios, basado en Lucas 10: 1-24:

  • Dios nos escoge y nos envía a donde Él piensa ir v.1

  • Dios nos pide que oremos por más evangelistas y de inmediato nos pide que vayamos nosotros v. 2 -3. (Nosotros somos respuesta a la oración de Jesús mismo)

  • Si nos aceptan o rechazan, no es a nosotros, sino a Dios a quién aceptan o rechazan v.16

  • Nosotros vemos lo evidente, Dios ve lo espiritual v.17-18

  • La alegría mayor son los nombres escritos en el cielo v.20

  • La evangelización llena de alegría a Dios y hace que Jesús alabe al Padre v.21

  • Jesús nos envió a evangelizar, no precisamente a convertir personas. Solo Él puede convertir a alguien. v. 22

5.La Gran Comisión (Mateo 28:18-20): El pasaje en Mateo 28 se ha convertido en una cita bíblica bastante conocida, y bastante ignorada, un cliché para muchos. Sin embargo, sigue marcando los pasos que debemos de tomar para ser siervos y testigos fieles a Jesús. Hay 5 verbos presentes en el texto que definen que es lo que debemos de hacer:

  • Ir (acercarnos): Así como Jesús se encarnó, nos conoció y sufrió nuestro dolor, así nosotros también nos acercamos a la gente y procuramos conocerlos, saber sus necesidades, problemas, alegrías, etc.

  • Hacer discípulos (evangelizar): Jesús nos llama a hacer otros discípulos, o sea, seguidores fieles de Él. La tarea del discipulado implica la evangelización, que primero compartamos el mensaje de Vida con otros.

  • Bautizar (incorporar al pueblo de Dios): El bautismo es aquella señal que cada cristiano hace, el símbolo de que estamos en Cristo, de nuestra muerte y resurrección con Él. El bautismo es también un acto de testificar, puesto que estamos haciendo público nuestro compromiso con Jesús.

  • Enseñar a obedecer: Parte de la tarea no es que evangelicemos y dejemos a la gente ahí, tampoco el discipulado es pasarlo por un curso, sino que es enseñar a obedecer lo que Jesús nos mandó. Esto requiere tiempo y dedicación a las personas.


Hemos visto que la tarea de ser testigos hasta el mismo Señor Jesús la llevó a cabo, porque el Padre se lo encomendó. ¿Por qué nosotros no hacemos lo mismo o nos cuesta tanto? Creo que es porque aún no hemos comprendido lo maravilloso del evangelio y lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. El día que valoremos profundamente la salvación otorgada por Dios y amemos a Jesús de todo corazón, la tarea de evangelizar será un deleite y no una carga o una vergüenza.

Reflexión Reciente
Post Recientes
Archivo
Buscá mas rapido
Seguinos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Blanco Icono de Instagram
  • Mail
  • voice13
  • Vimeo limpio
  • YouTube Clean
  • RSS limpio
  • Twitter Clean
  • facebook

San Antonio de Coronado, San José, Costa Rica

info@vida.cr

©Vida Abundante Coronado 2020